Yo maté a Hannah Baker.

Aún siento un hoyo en el estómago.

Si estás acostumbrado a ver series como entretenimiento que te distraigan y no te hagan reflexionar sobre la vida, probablemente te equivocaste al ver 13 reasons why. Y probablemente será de las mejores equivocaciones que hayas cometido esto año…

A menos de un mes de que se estrenara esta polémica serie en Netflix, pareciera que ya todo se ha dicho sobre ella. La han criticado y alabado al mismo tiempo, pero precisamente esa controversia le ha ayudado a cumplir su objetivo: incitar conversaciones sobre el suicidio, el bullying, la violencia sexual y otras problemáticas que afectan principalmente a los adolescentes.

Es probable que encuentres algunos spoilers en este post pero a estas alturas me sorprendería que no hayas visto la serie o, en su defecto, escuchado TODO sobre ella pues ese fue uno de mis mayores retos en estas últimas semanas. #spoilerseverywhere

Comencemos por spoilear el final: Sí, Hannah se suicida. A pesar de que el tema principal parezca ser precisamente “el suicidio de Hannah Baker” en realidad eso tan solo fue la consecuencia de una “serie de eventos desafortunados” (por llamarlos así) en la vida de una adolescente who felt too deeply.

Si en algún momento tú también pensaste que Hannah era demasiado dramática, no te culpo, Clay y los demás personajes también lo hicieron, aunque eso no pareció reconfortarlos al respecto de su suicidio.

Personalmente, en más de una ocasión me desesperó más Clay por las cosas que no hacía o decía, que Hannah por lo que intentaba hacer o decir.

Sin embargo, lo que verdaderamente encuentro preocupante después de ver 13 capítulos que exhiben diversas formas de bullying y acoso sexual es el hecho de que la mayoría de los espectadores, como los personajes, todavía sintamos que nada fue “suficiente” razón para incitar a un suicidio o que la acusación de una violación no está clara. Considero que este pensamiento tan cerrado habla de nuestra alta tolerancia a vivir en una sociedad acostumbrada a la violencia “bajita la mano”, a los abusos de poder y al bullying que disfrazamos como “carrilla”.

Las cosas como son. Hay que aprender a nombrar nuestros sentimientos y actos. Si sientes dolor, insatisfacción o tienes ganas incontrolables de llorar estás experimentando una profunda tristeza y cuando una persona se aprovecha sexualmente de otra sin su consentimiento explícito es una violación.

Justamente, de las problemáticas expuestas en la serie, lo que más me impactó fue la familiaridad con la que suceden los abusos sexuales y que, tal parece, aún no tenemos suficiente consciencia sobre la magnitud del problema. El peligro de ser violada no está exclusivamente en las calles, ni en el antro o en la playa, está en tu salón, en la fiesta de tu amigo, está en tu propia habitación.

Si eres mujer ¿alguna vez consideraste que el peligro puede representarlo no solo el albañil que te chifla en la calle, sino también el mirrey que se sienta a tu lado?

¿Qué hay del consentimiento? Hacer una pregunta y esperar una respuesta parece pedir demasiado. ¿Qué pasa con el pensamiento machista? Si eres hombre espero que jamás creas que una falda, un guiño o una mujer borracha es “pedir que la violes”. Si eres mujer, mantente atenta de no culparte a ti misma porque no estamos exentas de ser machistas.

Posiblemente en algún punto tú también pensaste que Hannah no debía haber usado vestido esa noche en el parque o haber ido a la cita el día de San Valentín o haberse quitado la ropa en casa de Bryce pero ¿no es ese el pensamiento más desconsolador? Pensar que Hannah debería haber dejado de vivir para poder existir.

  • Las faldas cortas no provocan una violación, la provoca el violador.
  • Caminar sola de noche no provoca una violación, la provoca el violador.
  • Coquetear no provoca una violación, la provoca el violador.
  • Emborracharse no provoca una violación, la provoca el violador.

Todos culpamos a la víctima pero ¿qué tal si la culpa la tienes tú? Ni siquiera por ser el violador, sino por ser un observador pasivo o por haber tenido la oportunidad de hacer algo para impedirlo pero decidir ignorar el problema, tal como ignoramos la mayoría de las cosas que nos incomodan. Si algo nos enseña la segunda cinta de Justin es que el problema no es solo el que comete el abuso, sino el que se queda viendo sin hacer nada.

Como hizo notar Alex en medio de uno de sus ataques de sinceridad, letreros asegurando que “el suicidio no es una opción” no van a salvar a alguien que lleva tiempo sufriendo. Hay que ver la otra cara de la moneda, quizá no es solo la víctima quien necesita atención sino los abusadores que nadie se detiene a observar. Promover un ambiente más amable, una convivencia más pacífica y una actitud menos abusiva podría ser la solución que no hemos explotado lo suficiente en todos los aspectos de nuestra vida.

Parte de mi desea una segunda temporada que de closure a cuestiones como ¿qué pasa con Alex? ¿Bryce recibe su merecido? ¿qué hará Tyler? pero la mayor parte de mí espera que estas 13 horas de lecciones de vida basadas en muerte, se vuelvan una pequeña guía para hacernos más conscientes de nuestras acciones pues espero que, a diferencia del inepto consejero estudiantil, no necesitemos una cinta 14 para que nos quede claro el mensaje.

Nunca sabes cómo dañaran tus palabras o acciones a alguien más, si bien esto no te hace responsable de sus decisiones consecuentes, si hay algo mínimo que puedas hacer (o evitar hacer) por alguien, asegúrate de que sea AHORA MISMO. No esperes para decir algo amable. No tengas miedo de actuar correctamente.

Por último, si alguna vez un amigo te busca con urgencia, atiende su llamada. No solo le respondas ese mensaje, búscalo. No le digas que todo va a estar bien, escúchalo. DE VERDAD ESCUCHALO, deja ese celular y si tu presencia es lo único que puedes darle a esa persona que grita en silencio por tu ayuda, be there. Visítalo, invítalo a salir, no lo dejes solo. La tarea, tus hobbies, la escuela, todo puede esperar menos la oportunidad de ayudar a alguien que te necesita. Lo que puede parecer un pequeño sacrifico para ti podría ser lo más significativo para la vida de alguien más. Creo que todos podemos coincidir en que es muy raro que alguien -explícitamente- pida ayuda para salvar su vida pero muchos de nosotros lo hemos hecho en alguna ocasión con pequeñas señales. Hay que darnos el tiempo de observar a nuestros seres queridos pues un solo parpadeo bastaría para perderlos.

Anuncios

All you need is romcoms.

So after being single for-ever one starts getting cynical about it. (See what I did there?) But honestly, that’s not a surprise since us stupid human beings have manage to be cynical about almost everything in life that kinda upsets us but we try hard not to let it show, so naturally we start being mean, acting cold and usually talking in an elaborated almost pretentious way instead. #sorrynotsorry

Still, single and all as I am, romantic comedies are my favorite kind of comedies, kind of movies in general actually… No matter how cheesy, predictable, unoriginal or commercial they can be I truly believe they are one of those few still reliable things on earth. From a romcom at least you know what to expect and then also you can expect that every romcom will fulfill your expectations, agree? Even if you’re just expecting it to be super-dork and unreal, you’ll be happy to know that no matter how much terribly-dramatic scenes you watch along, things will go smoothly in the end.

*Except for those painful romcoms as “Me before you”… Gosh, I felt so betrayed when I saw that emotional-ambush! The end got me in tears and not the usual happiness-I wish it was me-tears but the awful P.S. I love you-why are you doing this to me-tears 😦

Yet again: sarcasm. That’s what I need at this exact point of my life. Witty jokes and sharp quotes.

I’m a hopeless romantic and a Valentine’s Grinch at the same time

Yesterday I almost watched “In my dreams” but oh Lord after 2 minutes of watching its stupidly-perfect main characters, I had enough. Both were so sweet and proper! I-couldn’t stand them. As contradictory as this may sound I’m a hopeless romantic and a Valentine’s Grinch at the same time, so what I needed was a pair of characters so wrecked and lost that hopefully wouldn’t make me feel worse about myself.

And luckily enough, I found them!

Resultado de imagen para in my dreams movie

In a different movie though… (next friday I’ll post about it)

Anyway, as much as I enjoy laughing at catchy lines and sighing at cheesy gestures, deeply inside I know that’s not the main reason why I watch romcoms… I guess there’s nobody who can deny that what we feel when we end up watching a romcom is: hope. Silly, childish, unfounded hope but that still works up your mood and makes you feel blindly positive. You know, like anything could happen and that it could actually happen to you with whom you never ever imagined and when you least expect it!

But also nothing-at-all could happen too because that’s in fact what you least, least expect after watching a romcom. Thereby after some time by your own you might realize that romcoms are just another exageration of life and love, of soulmates, destiny and good luck… and since nothing “romantic” happens to you in a while you’ll need to get back to romcoms to get the perfect substitude of love, your dose of hope; because just like when you are on a diet and you start feeling upset for not being allowed to consume sugar, you have to remember there’s always Splenda to sweeten your life!

And besides The Beatles explained it better:

All you need is love.

14114611_10210349639078549_1209857842_o

Un homme à la hauteur | Cine francés

Inició el otoño y con él ¡el tour de cine francés!

Este año entre la interesante selección de películas francesas (tres comedias, tres dramas y una biográfica) elegí mi género favorito para iniciar con el pie derecho este tour… una comedia romántica titulada Un homme à la hauteur, dirigida por Laurent Tirard y estrenada a inicios del 2016.

Protagonizada por Virginie EfiraJean Dujardin esta película es una magnífica crítica social que entre risas demuestra al espectador lo irracional de muchas de sus acciones y pensamientos de la vida diaria. A diferencia de las “romcoms” de Hollywood, los franceses tienen maestría en el amor por lo cual saben manejar el drama que involucra sin exagerarlo y la comedia que utilizan en la película es el medio ideal para transmitir mensajes más complejos que “encontrar al verdadero amor”.

Por otro lado, desde los primeros minutos del filme, con tan solo un personaje en cuadro, te enganchan gracias a la presentación de un diálogo brillante que deja claro lo que puedes esperar del resto de la película: conversaciones inteligentes, divertidas y sin rodeos.

Además, de inmediato se disfruta de la fotografía que aunque es sencilla y casual transmite una energía fresca y acogedora gracias principalmente a la simetría en sus tomas y la notable paleta de colores combinando vestuario y escenografía en cada escena.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cabe reconocer que existe otro importante elemento dentro de la llamativa estética de la película y su nombre es César Domboy. Con 25 años de edad este actor francés de ojos azules, cabello rizado y rostro inocente aporta poco más que su belleza a la película, representando al hijo del protagonista y transmitiendo la ternura, el cariño y la admiración con la que un hijo ve a su padre.

Resultado de imagen para cesar domboy Resultado de imagen para cesar domboy Resultado de imagen para cesar domboy Resultado de imagen para cesar domboy

En primera instancia podríamos pensar que el tema principal de la película es la discapacidad, debido a que su protagonista es un hombre de 1.36 m que a pesar de ser objeto de discriminación y menosprecio actúa con dignidad tanto en su vida laboral como personal y lucha por mostrarse seguro de sí mismo en todo momento, sin embargo, después de los detalles y giros que da la historia es sencillo concluir que el tema más relevante en realidad es la incapacidad con la que viven la mayoría de los demás personajes.

Sabemos que una discapacidad puede ser física, sensorial, cognitiva o psiquiátrica, por otro lado la R.A.E. define la incapacidad como la “falta de entendimiento o inteligencia” y esto es lo que realmente se critica en Un homme à la hauteur.

La discriminación como el ejemplo más claro de incapacidad del ser humano, una incapacidad de superar los prejuicios que nos formamos, los estereotipos que nos impiden aceptar una realidad diferente a aquella que nos han pintado. También se critica la incapacidad de seguir adelante, superar el pasado, de cambiar… Afortunadamente todo esto se muestra en una comedia romántica en la cual, por supuesto, hay un final feliz y, como es de esperar, todo termina de la mejor manera.

Lo triste es que en la vida real el final feliz aún no llega y pareciera que seguimos en el clímax del conflicto pues la incapacidad de respetar las diferencias es un mal que por alguna razón se ha agravado en los últimos años, razón por la cual este filme llega en el momento indicado, quizá así en medio de chistes y personajes entrañables la gente identifique realmente cual es el mayor desafío que estamos enfrentando.

Por último, les dejo la cereza del pastel pues sin importar la profundidad del mensaje este sigue siendo un filme para relajarse un rato y que lo logra en gran parte gracias a su música… el soundtrack compuesto por Éric Neveux que pueden encontrar en iTunes para revivir la alegría que supone dejar entrar al amor en tu vida.

14114611_10210349639078549_1209857842_o

On est tous des sauvages

Si aún no has visto El Renacido (The Revenant) también puedes seguir leyendo, pues aquí no te voy a spoilear que después de comer un pescado venenoso todos creen que el protagonista está muerto por lo que tiene que vivir dentro de un oso y alimentarse de caballo crudo para sobrevivir, porque todo eso ya lo sabes….

La verdadera historia que me gustaría contar es aquella que muchos de los que ya vieron la película, no están viendo; probablemente porque se quedan dormidos a la mitad o catalogan la historia como demasiado fantasiosa por la forma en que el protagonista se presenta como una especie de “superhombre”.

A

No soy experta en cinematografía, sin embargo, disfruto de buscar metáforas y significados en cada toma, escena o película (tip para no quedarse dormido en el cine) y durante este largometraje lo hice sin mucho esfuerzo a pesar de que dura más de 2 horas y la vi a las 10 de la noche; en mi opinión, la historia te absorbe desde el momento en que el protagonista no es explícito verbalmente, no tiene muchos diálogos (por obvias razones para los que ya vieron la peli) pero tampoco hay una voz-en-off que nos esté narrando lo que va sintiendo o pensando, básicamente porque es mucho dolor y, como por fin entendieron en el cine, a veces las palabras sobran para expresar sentimientos tan fuertes.

Durante las 2 horas de proyección, las impresionantes tomas de paisajes naturales intercaladas con escenas de mucha acción, te daban tiempo para absorber lo que ibas viendo, eran los 5 segundos de descanso o calma que probablemente el protagonista también disfrutaba, pero sobretodo daban tiempo para contrastar los giros de la historia y el lugar en donde se situaba, personalmente me hacían cuestionarme si la intención era demostrar que la belleza y el sufrimiento pueden coexistir a pesar de parecer tan ajenos o si incluso puede haber belleza en el sufrimiento… no hay duda de que la vida es bella pero nadie dijo que fuera fácil.

Los mismos paisajes que servían de locaciones para las escenas más intensas me generaban otra duda ¿el hombre luchaba contra la naturaleza o esta era su aliada? Las condiciones extremas en las que se desarrolla la trama nos hacen odiar a las fuerzas y fenómenos naturales en más de una ocasión, sin embargo, también hay momentos en que agradeces que estén ahí. La convivencia entre naturaleza-hombre es como un “amor perro” a veces da y a veces quita, sin embargo, sigue siendo indispensable para ambos que esa convivencia exista.

Una de las lecciones que me quedaron claras, fue el típico dicho mexicano “cuando te toca, te toca” pues en más de una ocasión se veía como la gente que moría no podía escapar su muerte, había personajes que eran heridos dos veces seguidas mientras que otros (ya se imaginan quien principalmente) sorteaban todas las adversidades. “¿Cómo alguien puede tener tan mala suerte? No solo te hieren una vez sino se aseguran de que mueras.” Pensaba al inicio pero hacia el final las muertes se sentían más naturales, casi conciliatorias, como un mensaje de que la persona ya había cumplido su cometido en este mundo y ahora las piezas del destino caían en su lugar.

La capacidad actoral combinada con lo exigente que debió haber sido la dirección en este rodaje rindió frutos pues cada mínimo esfuerzo que alguien realizaba herido era documentado a detalle, la fuerza en las miradas o el milímetro extra que lograba avanzar a pesar de sus heridas te dolía como espectador y representaba una proeza en la película. El hecho de estar herido pero seguir avanzando, esperando mejorar en el camino, es una proeza real pues cuando la vida te golpea lo único que queda es aprender a caminar de nuevo (aunque tengas que arrastrarte primero).

La tranquilidad en medio de la tempestad resulta tan rara como las sonrisas en este filme, probablemente sentirse en calma en medio de una tormenta destructiva es lo más parecido a una experiencia religiosa y creo que algo similar se ejemplifica aquí, si ya viste la película o la verás intenta identificar de qué escena hablo.

Todos sabemos que el mexicano es “guadalupano” por excelencia pero la religión, sin importar cual sea, es sin duda una parte esencial del desarrollo de nuestra cultura y quizá es por ello que en El Renacido se dan diferentes acercamientos sobre este tema; no importa mucho que se haya dicho o como se haya mostrado, lo importante es que hablar de religión en el cine la desmitifica un poco. ¿Qué significa encontrar a Dios? ¿Cómo es Él? ¿Cuándo decidimos que esa fuerza superior guiaría nuestra vida? Para cada uno de nosotros, y de los personajes, las respuestas a esas preguntas serán diferentes, algunas más serias o precisas que otras pero al final creo que en gran medida todas coinciden en que Dios es una forma de nunca estar solo.

Otra forma es la conciencia que se basa en la intuición. Ya sea que creamos o no en Dios, todos tenemos una voz aconsejadora guiada por presentimientos o concepciones, a veces tiene nombre y rostro, a veces es difusa pero siempre está ahí asegurándose de que no cometamos -tantos- errores y que -de vez en cuando- tengamos algún gesto de gratitud que, tal como se ejemplifica en la película, sin importar que tan pequeño sea este puede tener enormes consecuencias, logrando un efecto mariposa.

Finalmente, aún si te quedaste dormido a mitad de la película, seguramente comprenderás que el tema de la venganza guía la historia. Preguntarnos ¿qué tan cara es? ¿cuál es la consecuencia? ¿cuándo se rompe el círculo? ¿de quién es trabajo juzgar o vengar? es el efecto principal de esta producción. Las conclusiones a las que podemos llegar son varias y respetables todas pero a juzgar por lo que se presenta, hay un punto clave: KARMA. Todos tus pecados te alcanzan. Lo que hagas hoy, se te regresará mañana.

P.D. Apuesto públicamente que DiCaprio ganará el Oscar (sino todo es un fraude). Me enorgullece pensar que un actor con una historia tan controversial en estos premios pueda ganar su primer Academy Award bajo la dirección de un mexicano y claramente, apuesto todo por gente como Iñárritu y Lubezki que con una visión clara y una perseverancia voraz expanden las fronteras creativas de México y marcan un límite más alto para nuestros sueños.

The Intern

This movie makes me proud of being one of those weird-generation-y-humans who have turned brands into verbs like “I’ll be Uber home” or “Do you want to Netflix?” because the whole film is a statement of entrepreneurship, it’s about young generations taking over the world, it shows start-up-geniuses legacy and businesses turned into a lifestyle thing.

t

As expected we find hipsters, nerds and fashionistas in this movie but also young parents with contemporary roles like “house-husband” and “mom-preneur” and lately we are watching a tech industry’s inner operations from an elderly-vintage-adult insider look!

FUN-FACT: I must confess that I felt in love with the main character’s wardrobe since every piece of clothing seemed a basic made trendy, practical, polished, professional, chic, classic yet modern and fitable for the fashion-executive-mom who was to wear them.

Therefore, aside from writing this post, the only right thing to do after watching this movie was to Google “The intern style” to find out that the genius behind Anne Hathaway’s style in this new film is her costume designer: Jacqueline Demeterio who has also done the costume for some of my favorite movies like Sex and the City 2 and Confessions of a Shopaholic.

I do think this movie would be a good sequel for The Devil Wears Prada… It’s really funny how 9 years after the release of this fashion-flick everything seems like an almost impossible plot-twist in which the rookie-intern of a grand fashion magazine ends up being the founder and CEO of her own succesful enterprise therefore not only earning millions but taking her passions beyond and setting her own rules while she enjoys them.

It’s a brand new world (!) One in which succesful enterprises FINALLY rely merely on people’s passion and their heart pour into a mix of hard work, creativity and team work. Talk about marketing, brand loyalty, customer experience, leadership and more about our beloved 21st century home: the internet. Little do we realize that we are learning that much in 121 minutes, right 😉